viernes, 17 de febrero de 2012

La imaginación es tu arma más poderosa

   Hace un tiempo trabajaba en una multinacional del sector de la construcción. En una reunión anual de planificación de objetivos, el Director Comercial - que era un gran líder y sabía muy bien cómo motivar - nos contó, como final de su discurso, la historia de "el perrito, la pantera y el mono":
   Érase una vez un hombre que se fue de safari llevándose su perrito, uno de esos que casi cabe en la palma de la mano. Le advirtieron que podía ser peligroso para el animal, pero el hombre se lo llevó.
   Estando ya de safari, olisqueando, distraído, el perrito se fue alejando de su dueño... cuando, de pronto, se hayó totalmente perdido. Mirando alrededor vió un gran animal muerto, semidevorado por las bestias "¡Esto no me gusta nada!" pensaba el perrito cuando a lo lejos... avistó una pantera ¡que parecía acercarse hambrienta!. El perrito pensó "¿Qué hago? Esa pantera es mucho más grande y fuerte que yo ¡Me va a devorar!" Entonces ¡idea! Se fue hacia el animal muerto y se puso de espalda
s a la pantera, a decir bien alto: "Esta bestia que he matado está deliciosa, ¡voy a comérmela entera!" La pantera, que le oyó, al no reconocer qué clase de animal era aquel que le resultaba tan pequeño y peligroso al mismo tiempo, frenó en seco, y optó alejarse. El perrito, al verla de reojo, respiró tranquilo. 
    Un mono, que había visto toda la escena desde las ramas de un árbol cercano, gritó: "¡Estúpida pantera! Ese animal es sólo un perro, no puede matarte y se ha reído de tí" La pantera nunca había visto un perro, pero se sintió tan indignada, que volvió corriendo hacia el perrito dispuesta a darle muerte y devorarlo. 
   El pobre perrito al oir al mono pensó que entonces si estaba absolutamente perdido "¿Qué voy a hacer ahora? No tengo salvación" Pero pensando y pensando... se le ocurrió una nueva idea. Se sentó, nuevamente de espaldas a la pantera, y cuando la sintió cerca dijo, bien alto: "¿¡Dónde estará ese mono!? ¡¡Hace más de media hora que le mandé a traerme una pantera para comérmela!!" La pantera sin dudarlo se alejó corriendo, enfadada con el mono (...)
   Moraleja: Sé creativo como el perrito, no seas tan tonto como la pantera, y nunca, nunca seas tan rastrero como el mono. Y, ante todo, ten presente: En momentos de crisis, sólo la imaginación supera el conocimiento y los recursos

  Esta es la parte más importante: la imaginación. Cerrar los ojos e imaginar, viendo más allá de lo real, podemos soñar lo que queramos...  así, muebles que ahora vemos "para tirar", quizá muy pronto los estemos soñando con otro aspecto, otras funciones, llenando otros espacios... y teniendo otra vida. ¡Estoy segura de que vas a encontrar la forma de dársela!
   Yo te voy a contar cómo voy dando esa nueva vida a las piezas que recupero. Algunas requieren restauración, otras se mantienen en buen estado, aunque su aspecto resulte obsoleto, con lo que el trabajo consiste en "rediseñarlas"... a cada pieza intento darle "lo que siento que pide".
   Hay muebles maravillosos escondidos, esperando que alguien (que vea todo lo que pueden dar) los encuentre. Almacenados en trasteros, garajes, pisos pendientes de derribo, casas abandonadas... son muchos los lugares donde podemos hayar un "tesoro"; luego, de nuestra creatividad, nuestra disposición para el trabajo, y de nuestros ojos y manos... depende que recupere su esplendor y luzca la "joya" que es realmente. 
   ¿No os han entrado nunca ganas de revolver por el desván de alguna casa vieja? Seguro que bajo las capas de polvo y olvido, hay auténticas preciosidades, y de unos materiales excelentes, llenos de vida.
                                   Bienvenidos a mi Desván... ¡tambíen es vuestro!
                                                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Encantada de que pases por este Desván. Deseo que te sientas motivad@ a volver ;)
¿Qué te gustaría encontrar en tu próxima visita?