martes, 24 de julio de 2012

La vie en rose

   Suele decirse que la vida depende del color con el que se mire, y vamos a mirarla esta vez como dice la canción: rosa. En su amplio espectro, podemos hallar desde los rosas más suaves a los más estridentes, ya entrando en la gama del fucsia.
   Cuando pensamos en el rosa solemos pensar en dormitorios infantiles, pero este color no tiene por qué estar limitado únicamente a este tipo de habitaciones, se puede extender a otras estancias de la casa sin tener por ello que darles un aspecto infantil.
    Empezando por el salón, una estancia de día, que solemos compartir en familia, podemos encontrar resultados completamente diferentes con solo "subir de tono".
Rosa pastel y blanco, crean una estancia "suave" y relajante, vía Chic and Deco
Fucsia en el sofá, cojines, papel pintado y alfombra, con mesa blanca
y toque de rojo en lámpara ¡para los que seáis muy atrevidos!
   Hay que tener presente que una decoración "demasiado" intensa puede llegar a cansarnos, por eso hemos de sopesar cómo vamos a sentirnos al vivir ese espacio día a día, y si nos podríamos llegar a arrepentir de lo que hemos elegido. Si dudas... ¡ni lo dudes!: tu solución ideal será una opción más equilibrada, en la que el rosa "salpique" la estancia, sin llegar a impreganarla.
Una chaise longue fuscia se convierte en protagonista de este salón,
en el que resaltan los matices dorados sobre fondo blanco.
Sofá y complementos en rosa fuerte se equilibran con
verde pistacho sobre fondo blanco roto.
   Si nos vamos al cuarto de baño ¿qué nos transmite el rosa?
Estilo retro, rosa palo contrasta con blanco y negro.
Sobre rosa palo, el espejo contrasta con el estilo de los
muebles, más actuales; vía Apartment Therapy
    El comedor también puede ser una habitación idónea para "vivirla en rosa".
Estilo vintage, combina rosa, negro y pistacho... ¡fabuloso!
   Dormitorios rústicos, dulces, sofisticados... el color con que combinemos el tono rosa elegido marcará la diferencia.
Rústico, en el que el rosa se matiza con azul y blanco.
Rosa fucsia y negro forman un tándem con elevado peso decorativo
en este dormitorio de marcado estilo barroco.
Infantil, rosa fucsia y colores cálidos sobre fondo blanco.
    Limitándolo a ciertas piezas dentro de una estancia el rosa da alegría al espacio, sin necesidad de convertirlo en eminentemente femenino.
La pareja de butacones rosas y la alfombra de cebra protagonizan este rincón,
suavizado por los tonos neutros en suelo y cortinas; vía Vintge&Chic
    La mismísima Dita no se resistió al rosa, y lo eligió para la cocina de su casa.
Cocina retro, en casa de Dita Von Teese.
¿Vas a resistirte a un espacio para vivir la vie en rose?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Encantada de que pases por este Desván. Deseo que te sientas motivad@ a volver ;)
¿Qué te gustaría encontrar en tu próxima visita?