sábado, 2 de junio de 2012

Verde, que te quiero verde

   Así reza el primer verso del "Romance sonámbulo" del poeta Federico García Lorca.    El verde, en su amplísima gama: desde el esperanza (...) pasando por el oliva, el esmeralda, el suave verde agua... es un color que tiene elevado peso decorativo. 
Salón verde esmeralda, color aplicación irregular; en Estilo y Deco
   Si predomina en una habitación, es ideal complementarlo con tonos rojos, rosas, anaranjados, marrones, malvas, crudos... es básico elegir una gama de colores que equilibre la sensación que transmite el diseño resultante.
   En el siguiente dormitorio el verde de las paredes se coordina con textiles blancos y tostados, y muebles blancos; cabe destacar el color más rosado de las lámparas y los puffs dorados a pie de cama:
Dormitorio verde menta, en Le Cluse Decor
   También funciona coordinado con azules.
Salón decorado en colores frios, verdes y azules intensos,
combinados con blanco.
   Aporta paz, calma, seguridad, alivia el estrés y el cansacio, por ello, el verde es un color muy apropiado en estancias destinadas al descanso y la relajación.
Salón monocromático verde agua, en Casas Decoración
   En el caso de dormitorios, mejor emplear tonos suaves.
Dormitorio femenino, coordina verde oliva con muebles
 blancos de líneas clásicas; en Estilo y Deco
   Los verdes de gama más grisácea poseen un carácter más sobrio, por lo que los contrastes de color tendrán mayor importancia para que el conjunto final resulte armonioso y tenga vida. En este comedor, el contraste lo aportan las sillas de madera clara, tapizadas en un vistoso estampado rojo sobre fondo crudo:
Comedor verde, de Rue Vintage 74
   Nos contagian sensación de frescor, y evocan la naturaleza, por ello, los tonos verdes nos transmiten que estamos en un entorno "sano".
Dormitorio con mesilla de noche verde,
 en Little Emma English Home
  La utilización de complementos en colores verdes intensos, en espacios de tonos  principalmente neutros, aportan color y luminosidad.
Aparador, de Maisons du Monde
    Así el verde puede ser el toque que necesitábamos para completar ese espacio... al que deseamos imprimir sofisticación. Bajo el dominio del morado y el gris en paredes y textiles, con líneas doradas en sofás y lámparas, se descubre una pieza tan sencilla como magnífica: un sinfonier cuya belleza reside en sus líneas y su color verde agua envejecido, en el que destacan las manillas doradas, al igual que las cerraduras de los cajones.
Zona de estar coordinada en morado, gris y verde agua, con dorado.
    O quizás el verde esté reservado para un complemento más pequeño. Integrado en un espacio azul de líneas rústicas, se muestra este precioso marco, recuperado a partir de un espejo antiguo, y reinventado en una pieza de encanto único.
Marco vintage, en verde esmeralda y dorado.
¿Ya has encontrado lugar para el verde en tu espacio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Encantada de que pases por este Desván. Deseo que te sientas motivad@ a volver ;)
¿Qué te gustaría encontrar en tu próxima visita?