domingo, 3 de junio de 2012

Camas para ensoñarse y soñar

   ¿Dónde termina su función práctica, y pasa a ser el lugar privilegiado en el que cada noche nos esperan nuestros sueños? Destinada al descanso, las posibilidades decorativas de una cama son infinitas; existe un tipo de camas que siempre han despertado pasiones: las camas con dosel.
Dosel, cabecero y estructura de madera, todo blanco.
   En los castillos europeos - siglos XII y XIII - no existían los dormitorios tal y como los conocemos - surgen en el siglo XVIII  -, y los divanes dispuestos en las estancias comunes adquirían por las noches la función de cama. En los divanes se disponían cortinajes, protegiéndolos de insectos, corrientes de aire y miradas indiscretas. Se colgaban del techo, paredes, o de una estructura recibida sobre cuatro postes, dispuestos cada uno en una esquina de la cama.

Estructura madera tallada y dosel blanco envolvente protector de insectos.
Ropa cama sábanas blancas y colcha boutí. Baúl asiento a pie cama.
     Las estructuras pueden presentarse de materiales variados: maderas, hierro forjado, latón... Los textiles empleados en el dosel varían según se mantenga o no su función de protector de insectos. En caso de proteger, el tejido debe ser apto para el fin que va a desempeñar, formando una envolvente total. Si el dosel tiene un carácter decorativo tanto el tejido como la forma en que se va a disponer cobran nueva dimensión. 
Estructura hierro, dosel decorativo beige, recogido en apoyos de esquinas. 
   Quizá sea el encanto de imaginar que bajo un dosel hay un espacio donde sentirnos protegidos el que nos haga creer que va a resultar tan acogedor como cautivador. Con una estructura en metal dorado, embellecida en la parte superior, y doseles a modo de cortinas en las barras laterales, queda enamarcada esta cama, en la que destaca el tapizado del cabecero y pie, en gris perla y fucsia, coordinado con la ropa de cama blanca. En el techo plafón dorado en forma de sol. Sobre la pared del cabecero un aplique de pantalla rectangular, con modroños. En esta habitación no se puede pasar por alto el papel de mariposas:
Gris perla, fucsia y blanco, exquisito, de Nina Campbell
    Un dosel nos acaricia a primera vista ¿y nos enamora? Descansando sobre una estructura de madera oscura de lineas rectas y depuradas, se presente un dosel en dos piezas, una al cabecero y la otra al pie de la cama. Ambas de prolongan hasta apoyarse ampliamente sobre el suelo:
   ¿Puede tener efecto incluso cuando no está? El dosel desaparece y la estructura de madera lacada negra adquiere el protagonismo. En el cabecero dos mesitas gemelas de madera y mármol destacan sobre la pared de piedra recuperada:
 Esta propuesta en blanco y negro la encontramos en deco ora
   El textil gana fuerza en otras composiciones, en las que participa en el cabecero, pie, y laterales de las camas, completando estructuras de lineas más ornamentadas, creando ambientes cálidos y de peculiar encanto: 
¿Quizá reconoces esta cama?
Estructura metálica y dosel bicolor "black & white"
   Podemos encontrarnos otra "versión" del dosel si lo valoramos expresado en su mínima función, la de proteger: como una mosquitera. Vista con imaginación, podemos encontrar en ella el encanto decorativo, en un menor espacio:
Un espacio encantador de gran personalidad, sencillo y maravilloso.
Lo encontramos en Entre Tiempos y Bohemia
   En una cama así las preocupaciones se dejan fuera antes de acostarse, para estar al 100% protagonizando tus mejores sueños.

¿Qué tal un hermoso dosel para algún espacio de tu vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Encantada de que pases por este Desván. Deseo que te sientas motivad@ a volver ;)
¿Qué te gustaría encontrar en tu próxima visita?